¿Avanzamos o Tensionamos?

¿Por qué, si tensionamos con el mismo esfuerzo distintas cuerdas, algunas se rompen y otras no? ¿Por qué algunas personas tiran de la cuerda equivocada? En este post lo explicamos.


La elasticidad es la propiedad de un material por la cual las deformaciones debidas a un esfuerzo desaparecen cuando éste cesa. Así, un cuerpo perfectamente elástico, recobra su forma y dimensiones al retirarse el esfuerzo aplicado. Pero como todos ustedes saben, los cuerpos no son perfectamente elásticos, y a partir de un cierto esfuerzo aplicado no vuelven al estado original, deformándose "para siempre".

¿Podemos pensar que las personas nos comportamos de forma parecida? Si tenemos en cuenta que nuestras reacciones se rigen por impulsos eléctricos procedentes de nuestro cerebro, claro que sí, y lo ilustramos con un ejemplo.

Imagine que desde la infancia su entorno le emite señales para mantenerle alerta de cualquier comportamiento de su vecino. En la edad adulta, según la intensidad de estas señales, igual que si ve un león se levanta y corre, si su vecino comete una irregularidad de comportamiento, usted hará una de estas dos cosas: saldrá corriendo o reaccionará plantando cara. ¿Por qué? resulta que muchas de sus conexiones neurotransmisoras han entrado en deformación (inutilizables) y las que todavía son elásticas absorben las tensiones que antes repartía entre todas; esta sobertensión en las conexiones le generará respuestas "todo" o "nada"

¿Cómo podemos reactivarnos elásticamente? solamente existe una forma, y es añadiendo nuevos transmisores sin deformar. Si en momentos de gran tensión acumulada somos capaces de apartarnos y dejar paso a personas en estado estado elástico, ganaremos tiempo de regeneración porque evitaremos actuar con niveles bajos de energía.

Por eso, tal como hemos indicado en el inicio de este post, las cuerdas que reparten extremas tensiones entre algunas de sus fibras, se rompen antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario